La autopsia revela que el sádico torturador grapaba los ojos a sus víctimas