El asesino, a Morgan: “Nunca conseguiréis detenernos”