¿Quién tiene a Meg? Así funciona la macabra red de subastas de personas