La Unidad de Análisis de Conducta sospecha que los asesinos habían sido drogados