Rossi intenta salvar la vida a una rehén gracias a un truco con su teléfono