La UAC investiga el misterio de los cadáveres con mordeduras humanas