El juego de palabras de los hackers: "Ellas no murieron en vena"