Ni la verdad ni la mentira le valen al asesino