¿Y si el asesino convierte a las víctimas en marionetas humanas?