La verdad, ¿la clave para escapar?