Los gritos y los reproches hacen imposible la comunicación entre Daniel y Mónica