Pilar Cebrián evita un divorcio casi seguro de una pareja distanciada por sus familias