Amalia y David, de maniobras