La lotería cae en las 3.000 viviendas