Los 'gorrillas', ¿trabajo o estafa?