La atracción tenía todos los papeles en regla