Rafa, un mojito y el cuerpo de bomberos