Rafa lo tiene claro: Marina va al agua