Muy pronto, El Comecocos