Un mal chiste contado por el pinganillo y los comentaristas no aguantan la risa