Raquel: “Estambul tiene un olor…huele como a carbón, a pincho moruno”