Boris le da una clase de protocolo a ‘la Rebe’