Noemí precinta la nevera de su madre... ¡Para que no coma nada dulce!