Así es la dinastía gitana Salazar: los reyes del brillo y del capricho