José y Fali, empeñados por el arreglo del coche de Joaquín