Noemí y Raquel, imagen de una firma de joyas en Londres