Joaquín se adentra en las costumbres tailandesas... ¡y se come un escorpión!