Gipsys en estado puro: el amago de pedido de La Rebe y el ‘Cristo de todas las broncas’