Cristo, ofendido con las condiciones de trabajo de Naiara y Saray