Cristo, hundido, abandona su casa: “No me quiero llevar de aquí ni el polvo”