Carlos se avergüenza de sus entradas... ¡y quiere hacerse injertos de pelo!