Ni transportistas, ni taxistas, ni la llamada de emergencia