Dos amantes de Iron Maiden se van 'sin pasta y sin bocata' pero con buen humor