3.000 euros por la ignorancia