El asesino de Toulouse, atrincherado en su casa