Manuel González Capón: “Si no queda otro remedio, doy marcha atrás”