Madrid frena el acto sobre el referéndum pero permite las manifestaciones ultras