De la puntualidad de Rovira a la entrada desangelada de la CUP: analizamos los gestos del Parlament