Lo que sigue a la suspensión del pleno de investidura: tiempo muerto