Puigdemont juega al despiste con una foto de una carretera catalana cerca de la frontera