La celda individual de Puigdemont: 8 metros cuadrados, televisión y escritorio