Desde el año 2000 los precios han subido un 45.7% ante la bajada del 4.4% de los salarios