Tras negarlo, llegó el rescate