La entrevista de Ramón Espinar, a la carta