Rosa Díez: “Reconocer un error tan grave debe tener consecuencias”