El escándalo del YAK-42 lo defendió Federico Trillo con dinero negro del PP