Los ”hilitos de plastilina” del Prestige salen a relucir con el juicio