Virginia López Negrete: “La información del ordenador de Blesa es muy importante”