El crudo tijeretazo a la ‘Ley de Dependencia’