Ignacio González reconoce que el atico de lujo marbellí es de su propiedad